El Chori no se mancha

octubre 13, 2016

El Choripan, esa delicia gastronómica Argentina y Cordobesa que conjuga un pedazo de pan y un chorizo asado a las brasas, regado con chimichurri, y mayonesa. Ese es el clásico. También se le pueden agregar otros aderezos como mostaza y ketchup, siendo esta ultima algo fuera de lo normal.

Comida que generó un mundial. El mundial del choripan acá en cordoba, donde conviven las mas sofisticadas recetas y la mas ortodoxa.
Es una comida fácil de hacer y que crea una union entre personas, como el pan con el chorizo.
Es el que te espera a la salida de la cancha, para festejar o para pasar el trago amargo.
El aroma. El aroma es clave. Esa escencia produce un efecto en el cerebro que es inigualable. Las papilas gustativas estallan en extasis, la boca se impacienta, y el estomago refunfuña. Te hace recordar anécdotas y viajar en el tiempo. Ell chori siempre está,es atemporal.
Pero… pobre chori su nombre, su función publica y congregacionista ha sido bastardeado, abusado y hasta corrompido por la política: “me ofrecieron un chori y 500pe si venia a la marcha”.
Aquellos abusivos sepan que El Chori no se mancha, es el Chori el que mancha.

Los codigos

abril 7, 2014

Porque será que para decir algunas cosas utilizamos algunas palabras que no tienen nada que ver con lo que realmente queremos. Estoy hablando de los códigos.  Porque esa costumbre de hablar en Código?  Tenemos miedo de que nos  descubra alguien? Me refiero a los códigos que utlizamos en el dia a dia.

sabe pasar que a la vuelta de una salida te dicen:                                                                                                                                               -¿querés subir a tomar un café?                                                                                                                                                                                  Y vos te fijas la hora… 6 de la mañana… y si!, porqué no?  Es un poco temprano pero ya casi es la hora de  desayunar…                                                                                                                                                                                                                                          Pasa, y no es gracioso.Cuando ya estas camino a tu casa y te pones a pensar  en porque le puso tanto énfasis  a la pregunta:  ¿querés OTRO café?. No era para repetir el café literalmente. Pero ya es demasiado tarde.  No despierta tanto el café como se dice por ahí eh.

-Querés subir a ver una Peli?                                                                                                                                                                                       -Si dale!                                                                                                                                                                                                                               Y resulta que ni tele tiene! A donde vas a ver la peli??

O Llega un mensaje de texto:                                                                                                                                                                                       -Esta noche hay guerra…                                                                                                                                                                                             y llegás y está el Tablero del TEG armado. ..Si tomá  vladivostok, quedatelá! Para colmo es larguísimo el juego, no?

Esos códigos solo están para confundir. Tenemos un idioma  tan rico…                                                                                            Como la palabra “coso”. El coso, el cosito.

– Alcanzame el coso ese!                                                                                                                                                                                                 -¿cual coso? el cosito este o aquel otro?                                                                                                                                                                 – Aquél!                                                                                                                                                                                                                         ¿Que es el coso?, puede referirse a un objeto o a una persona. Hasta se puede ser despectivo con el coso.

-¿Alguien tiene una lapicera?                                                                                                                                                                                        -si, pedile al coso aquel.

y ni hablar cuando entran varios cosos… en la conversación. Se puede llegar a mal interpretar y matás una amistad de años…si! Al coso aquél le pasó.

Por suerte están los interpretes del coso, aquellas personas elegidas que entienden cualquier coso: Los Ferreteros.      Vas a la ferretería a buscar el coso que va en el cosito que gira que es parte del coso.

– Es el tornillo nº2 con el flexible en espiral lo que vos estas buscando flaco, ya te lo traigo, te dice el ferretero.

Genio. Guardián del Lenguaje. Condecoración de la RAE se merecen. Están buenísimas las ferreterías, llenas de cositos por todos lados, no?.

Los Mozos

marzo 29, 2014

Ir a tomar o comer algo a un bar es una linda salida. Compartir un almuerzo o cena con amigos. O quizás una primera cita…               Pero siempre están esos  personajes que pueden hacer que la comida no te caiga tan bien, o que pases un mal trago: los  mozos                                                                                                       

Los mozos tienen esa extraña habilidad para darse vuelta en el momento en que uno los llama. No les ha pasado? estás en un bar y querés  pedir algo más o simplemente la cuenta, ves que el mozo  viene caminando mirando hacia donde estas, vos empezás a subir lentamente el brazo, y en medio del gesto de pedir la cuenta, da vuelta la cara y mira para otro lado. Y quedas regalado, porque pensás que todo el resto de los clientes se están riendo con el Ole! que te clavo el mozo.

 Algunas veces es fácil disimular el gesto poniéndose la mano en la nuca y suspirando pero otras veces no se puede ser tan sutil.        Igual está todo en tu cabeza porque el resto de las personas está pasando por exactamente la misma situación y ni te llevaron el apunte. Pero están los que si y a esos les alegraste la noche.

Los Mozos a veces van a otra mesa donde ni siquiera lo han llamado y a veces dan media vuelta y se van por donde vinieron. Ir a otra mesa a donde no lo llamaron es otro comportamiento clásico de los mozos. Estás en medio de la conversación rompiendo el hielo si es la primera cita, y zaz! aparece el mozo:                                                                                              

 -Buenas noches, aquí tienen la carta. Te cortan la inspiración. Como hacés para arrancar de nuevo? A mi me cuesta un montón! Tengo que tomar envión desde allá hasta acá para volver a romper el hielo!

O estás a punto de hacer el remate de una anécdota buenísima y…  

– ¿Ya saben que van a comer?.                                                                                                           

Como se remonta ese momento de nuevo? es único, ya no va a valer lo mismo el remate.    Está también el clásico: – todo bien? si necesitan algo más me llaman. ¡JA!, ¡como si fuera fácil volver a llamar al mozo! se te acalambra el brazo de tanto estirarlo, y el cuello! como te queda el cuello de cabecear tratando de llamar la atención! ¡así te queda el cuello!¡así!

Le traen la comida al abuelo, a la abuela, al tío juan , a papá, a mamá,  al de la mesa del lado… 

-Coman tranquilos , seguro que a mi ya me la traen. Coman, coman…y de repente:                                                                               -Disculpe, pero los ravioles con salsa a la Bolognesa que pidió… no tenemos.                            

¡No me lo podría haber dicho apenas los pedí? Ahora voy a estar almorzando mientras el resto está comiendo el postre.                     Y la propina… que tema la propina, porque tenés que dejarle propina, sino quedás como una rata, no los pòdes mirar a los ojos, ¿le dejé poco? ¿Le dejé mucho? y salís a las apuradas, como si hubieras hecho algo mal.                                                                       …Pero al final de cuentas  el tipo te cortó el impulso cuando estabas  rompiendo el hielo, no te dejo hacer el remate de la anécdota, se hizo el gil cuando le pediste la cuenta, te dejo con dolor de brazo,…quizás te escupió en la comida si le dijiste que el puré estaba frío y encima te hizo salir sientiendote un avaro egoísta del bar.

Hamburguesar

enero 3, 2014

Hamburguesar: crecimiento económico y expansión abdominal debido al exacerbado consumo de hidratos de carbono en forma de redondel de carne con pan. Consumo producido gracias a la mayor entrada de divisas. El circulo vicioso perfecto.

Esto es desarraigo!

noviembre 5, 2013

En transito

septiembre 18, 2013

A continuación  se describen algunas situaciones que ocurren al viajar en Colectivo o Micro ( como se los llama  en solo un lugar de la República) de larga distancia:

Una vez  sentado en el asiento correspondiente, es hora de acomodarse para el largo e incómodo viaje….acomodarse, esa es la cuestión. En el asiento se encuentra la frazada y la almohada.La frazada no será utilizada hasta que se emprenda el viaje y se encienda el aire acondicionado a temperatura de glaciar.

La  almohada, incomodísima,  será colocada en su lugar, pero cada vez que  la persona se levante  para acomodarse, ésta resbalará  miles de veces, haciendo aún mas incómodo el proceso de encontrar la posición evitando que se caiga al piso. Una vez logrado el equilibrio la almohada no será utilizada (esto depende de cuanto se quiera dañar las cervicales). La primera hora de viaje se pensará en cuantas personas usaron esa frazada antes, luego con el frío esto se convierte en un detalle menor.

Una vez que ya se logró el balance comienza la etapa de la desconfianza…las personas que se encuentran alrededor se convierten automáticamente en sospechosos, es imposible evitar la mirada de desconfianza mientras  se chequea que todo este en su lugar: billetera, celular, auriculares, llaves, etc. y dando a entender que se sabe ferpectamente donde se encuentra cada elemento y donde deberá estar al otro día.

Pffffffffff

septiembre 18, 2013

Ayer entré a una librería, y algo increíble llamo mi atención. Era un libro que en su portada decia YO CUMBIO.                                  Si, no había leído mal. Era un libro “escrito” por Cumbio. Lo agarre con dos dedos y lo di vuelta para leer  lo siguiente en la contratapa: “le dedico algunos capítulos a Internet, al fotolog y a los floggers; pero también a la religión, la educación, la política y la fama”.

Escupiste la coca? yo también, tuve que salir velozmente de la librería.

Alter

agosto 12, 2013

-Que Buen partido!
-Cual??
– YO!
…A veces el Alter se convierte en Alto-Ego.

Sigue tu instinto, johnny…

agosto 7, 2013

 

Córdoba, Argentina 7 de agosto 2013. invierno de 20ºC, viento, mucho viento, y sin novedades de lluvia desde hace meses.

Todo comenzó esta mañana con el siguiente dialogo:

-Conductor: estás seguro que se puede estacionar acá? Hay un monton de carteles y el de la grua…
-Copiloto, en un tono canchero y Picante:  si, sabes la cantidad de veces que estacioné acá? Nunca me pasó nada. Es el unico lugar de Nva Cba olvidado donde se puede estacionar…

 

 

multa

 

Todo termino. con la primera multa en mi vida de conductor, por estacionar en un lugar que no estaba permitido.

il Cuore

junio 25, 2013

io vorrei crederti ma come tu lo hai detto, le tue parole non servono
più. Ho voglia di parlare, parlare e parlare ma forse sarebbe peggio essere
d’accordo su questo: le parole vengono insieme alle azioni, e tu sei una
donna a cui mancano le dimostrazioni nella realtà.
Io ti offro l’ultima opportunità, le parole non mi bastano più. Perché un
cuore senza azioni è un cuore morto, e io ho bisogno di vita. 

co escrito con Carolina Garcia Marengo